Nescit vox missa reverti

(La palabra pronunciada no sabe regresar)

"Horacio"

©El grito de printova. PROTECCIÓN DE DERECHOS DE AUTOR.

©El grito de printova. PROTECCIÓN DE DERECHOS DE AUTOR.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

miércoles, 31 de marzo de 2010

POESÍA NEGRA

Triste, ausente, llena de miedos y llantos, así es la poesía negra, desgarradora de momentos que todos pasamos, malos, odiados, socavones en la vida de cada uno, donde caemos en un abismo largo y profundo donde no vemos fondo, aunque al final salgamos y quede ese sabor amargo, ácido que el tiempo sólo puede disfrazar pero nunca borrar.
Dedicaré unas cuantas poesías a esos momentos, cuando hace unos cuantos años traspasé uno de esos agujeros negros, donde no tenía sentido nada, sólo había incertidumbre y tinieblas en los meses que anduve sobre la desesperación y el odio a la humanidad. Aunque un día descubres que la vida se merece una segunda oportunidad y renaces como el ave fénix, de entre las cenizas y comienzas un camino hacia el olvido.
ABISMO

Caen las horas, los días, las semanas,
como mazas que pesan sobre el alma,
cegando la mirada,
y vuelvo a la ventana,
más no llega esa esperanza.

Pasan los meses
y con ellos la vida,
rota de agonía muda,
pienso en la muerte.

Nuestras miradas se cruzan,
nuestros ánimos también,
palabras mudas me ahogan,
preguntas sin responder.

Siguen pasando los días,
como las hojas de un libro,
todas de blanco desfilan,
sin el final aún escrito.

Llegará, se que llegará,
y me da miedo pensarlo,
que vivimos siempre un sueño,
del que un día despertamos.

Quizás hoy, o mañana,
o pasado, llamarán,
para rompernos la vida,
o para dejarnos volar.

domingo, 21 de marzo de 2010

COMPAÑERO


No hay manera de descifrar por qué nuestro corazón necesita estar acompañado. La soledad es una losa demasiado grande y requerimos de una compañía que esté a nuestro lado para compartir, reír, luchar y llorar juntos. La vida, con suerte, es muy larga para caminar solos.
Cuántos altibajos debemos soportar, cerca, siempre muy cerca, tenemos ese compañero o compañera que nos brinda su hombro para sujetarnos y proseguir.
Hoy es un día muy especial para mi “Compañero de camino”, y que mejor forma de decirle cuanto me importa, aunque él ya lo sabe, que escribiéndole una poesía.


COMPAÑERO

¡Tú estabas allí!
Donde no hay explicaciones,
donde no quedan palabras.

Sonata de sentimientos
me gritan tu nombre,
como pétalos que vuelan acariciando el aire.

Melodioso tintineo,
de sensación relajada.
¡Te quiero!
Es todo cuanto poseo

Refugio de ensoñación
donde vaga mi entusiasmo,
así eres compañero,
mi gran deseo.

Almíbar suave que cubre mis labios,
de algodones blancos.
La piel quemada por años.
Recelosa de lo que ayer me diste
y el tiempo nos lo ha quitado.

Carcajadas de burbujas dibujan tu rostro,
chispeantes me arrebatan la sonrisa.
Brillos plateados en los cabellos,
rodean las fisuras del confín de tus mejillas.
Y me antojo dibujar tu aliento,
cálido y curioso.
¡Cuánto te amo!

Muchacho,
a veces pienso,
qué pequeño es nuestro mundo,
y qué grande nuestro amor.

Compañero de ojos dulces,
mi travieso sueño grande,
quiero deleitarme
en la estela de tu imagen.

Y te siento,
a veces tan cerca.
a veces muy dentro,
y aquí sigues, a mi lado,
tú, fiel aliado.

Aguardo el resplandor de tus palabras,
fiero consuelo de altibajos,
eres cayado en mis manos,
hombro implacable
de mis llantos rotos.

La vida nos cerró puertas
que encadenados tiramos.
largo camino andamos,
mucha dicha albergamos.

Compañero,
tú y yo,
cobijo en nuestros silencios.
¿Cuánto amor llevamos dentro?
¿Cuánto amor podemos darnos?




Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Saint-Exupery

miércoles, 17 de marzo de 2010

MIÁNROS





ESTÁ ALLÍ

Se olvidó de cómo sueñan las personas,
derramando la alegría entre sollozos,
escondiendo bajo el traje sus penurias.

Se olvidó de cómo anhelan una meta,
ascendiendo hasta la cumbre del triunfo,
cautivados por la dicha de llegar.

Hoy le alberga una euforia que le cubre,
palpitando mil deseos
de sentir que aún está vivo.

Caminando silenciosa
a su encuentro está llegando.
Y la soñó,
está allí,
le ha encontrado por fin.

Desafía esas pruebas que el destino le marcó,
mira al mundo sin sus miedos,
enfrentando la cordura y la razón.

Las palabras cogen formas
y se burlan de sus penas,
ladronzuelas de la noche,
le han robado esas dudas
que albergaba su interior.

Cautivo es,
de una ilusión,
mírale bien,
que es MiánRos.

domingo, 14 de marzo de 2010

YA NO ESTARÁS

YA NO ESTARÁS

Escucharé el susurro del silencio cuando te vayas,
negaré tu andar y volveré la vista,
cansada de cerrar los ojos y sonreírte,
fingiré que lloro tú despedida.

Será incierto mi destino si te alejas,
llenaré el vacío de esperanza y cuando marches,
no sabrás jamás cuánto perdiste.

Mis sueños, mis esfuerzos,
mis palabras,
mis llantos, y mis noches a tu lado,
olvida cuanto fuimos y dejamos,
olvida que te quise y no regreses.

Seré como el halcón
que alza el vuelo,
veré la libertad rozando el cielo,
y tú ya no estarás, no,
ya no serás más que un recuerdo.
.......................

domingo, 7 de marzo de 2010

RECUERDOS DEL PASADO


Ayer, haciendo limpieza de cajas antiguas, esas que vamos apilando año tras año, que movemos, cambiamos y terminamos siempre diciendo “por si acaso me vale, no lo tiro”. Esas, donde hemos acumulado recuerdos que ya ni recordamos, pequeños tesoros inservibles pero que el tiempo ha transformado en reliquias de nuestra niñez, pues bien, como he dicho, en una caja vieja donde ponía “instituto” encontré unas pequeñas poesías de mi primer año de clase, escritas en una carpeta recargada de fotos de mis ídolos, Alphaville, A-ha, Paul young, Cindy lauper y varios poemas de Antonio Machado y Miguel Hernández, esbocé una sonrisa grandiosa y me dije: Printova, esto tienes que mostrarlo, aquí están tus comienzos, a los 14 años, las primeras palabras escritas, los primeros suspiros, ¡qué tiempos, uff! Ahora me río al contemplarlos, ni siquiera los recordaba. Espero que os gusten y también os hagan rememorar aquellos años locos de la adolescencia, los primeros amores, las pandillas en el parque, la inseguridad de la inmadurez, vamos, cuando todo era negro o rosa, dependía del día.


El destino,
que mágico deseo
de estropearlo todo,
de romper el vínculo,
de nuestra existencia torpe,
nos hace pagar un precio muy alto.

Maldito misterio,
escrito en el cielo.
¡Te odio, destino!
Te burlas y llevas,
al chico que quiero.

----------------------------

Hubo un instante,
seco y transparente,
y aún no me explico,
que ocurrió en aquel momento.

Apenas hubo tiempo,
apenas hubo instante,
fue un alto en el presente,
un muro en el horizonte.

Siguió el instante,
dos mundos frente a frente,
dos vidas diferentes.
Un instante inalcanzable,
hubo… ¡si!
…un instante.
Que me ha hecho despertarme.

---------------------------

Odio esta vida tétrica,
llena de malas pasadas.
Odio las despedidas,
en mitad de una amistad.
Busco el sentido rosa,
a la razón de mi vida,
y encuentro en mi camino,
la cara oculta de la historia.

Gracias a ti,
todo esto se supera,
gracias por ser sincera,
por aguantar día a día,
gracias por ser como eres,
tú, mi mejor amiga.

miércoles, 3 de marzo de 2010

LA SOLEDAD



SOLEDAD

He visto caer las hojas secas sobre la tierra,
he visto el cielo vestirse de grises y nubes negras,
he sentido la ausencia, correr por todas mis venas.

No es sentimiento, es mi alma,
que me grita desde dentro,
porque la razón se escapa,
cuando el corazón se para.

Tengo miedo de mirarme,
en ese espejo de vida.
corre el tiempo y yo asustada,
camino sin alcanzarme.

Escucha: Ya no puedo hablar,
sólo oigo susurros,
palabras cruzadas
que se tambalean.

¿Tiene sentido alguno,
siquiera un rescoldo,
dónde en rincón oscuro
se esconda el odio?

Celadora de silencios
¿Eres como pienso?
Ruin, falsa y grotesca,
vago perfil deduzco,
más de seguro pienso,
que eres hielo,
frío y muerto.

Si algún día borrase toda pena existente
y me volviera inerte,
insensible
y vacía,
sé que me engañaría,
como me engaño siempre.

Fuiste embustera y cobarde,
prometiste no volver,
y regresas a quedarte,
altiva y sangrante.

Me quemas e invisible me dejas,
muda, sin aliento.
Apenas respiro, me miras,
temblorosa me arrinconas,
traidora de horas rotas.

¿Qué me espera allí al final?
Quizás una pared blanca,
o tal vez tú, soledad.
Quién pudiera contestar,
a tanto vacío que llevo,
tan profundo,
tan oscuro.


martes, 2 de marzo de 2010

LA NOCHE




LA NOCHE

Llegó, como una ola
a morir sobre la arena,
salpicando la brisa del mar,
sus mejillas apagadas.

Qué triste nace la noche,
cuando las estrellas callan,
cuando la luna se esconde.

Cuántos recuerdos se escapan,
cuántas palabras perdidas,
y en su soledad grandiosa,
no hay más llanto,
sólo heridas.

Vuelve a morir otra ola,
sobre su piel desnuda,
y piensa que ya no hay sitio,
en este mundo para ella.

Qué triste nace la noche,
cuando la soledad te cubre
con su manto de diamantes.

Miró a su alrededor
y no recordó su llegada.
¿Qué le ocurría a su vida?
¿Por qué se resquebrajaba?

Ya no quiere volar,
los sueños se han vuelto opacos,
negros como la noche,
la noche que nace triste,
cuando la soledad te cubre,
donde las olas mueren.